AFLAZACORT

1131 | Laboratorio ABL PHARMA

Descripción

Principio Activo: Deflazacort,
Acción Terapéutica: Antialérgicos, antihist., corticoides asoc.

Composición

Cada comprimido de 6 mg contiene: Deflazacort 6 mg. Excipientes c.s. Cada comprimido de 30 mg contiene: Deflazacort 30 mg. Excipientes c.s.

Presentación

Comprimidos x 10.

Indicaciones

Supresión de los desórdenes inflamatorios y alérgicos.

Dosificación

Vía Oral: La dosis y duración del tratamiento debe establecerse en forma individual dependiendo de la enfermedad a tratar y de la respuesta del paciente. Adultos: Mantenimiento usual de 3 a 18 mg diarios (desórdenes agudos, inicialmente hasta 120 mg diarios). Niños: 0.25 a 1.5 mg/kg de peso diario (o en días alternados). De igual forma que con los demás glucocorticoides, la dosis de Deflazacort debe ser reducida en forma gradual. Los efectos antiinflamatorios de este fármaco son comparables a los de los otros corticoides, siendo la relación con la prednisona de un valor de 0,8 (6 mg de Deflazacort = 5 mg prednisona).

Contraindicaciones

Infección sistémica (a menos que se esté administrando una terapia antimicrobiana específica); evitar el uso de vacunas de virus vivos en aquellos pacientes que estén recibiendo dosis inmunosupresivas (respuesta al anticuerpo sérico disminuida).

Reacciones Adversas

Se minimizan con el uso de la dosis efectiva más baja por un periodo mínimo de tiempo; los efectos gastrointestinales incluyen dispepsia, ulceración péptica (con perforación), distensión abdominal, pancreatitis aguda, ulceración esofageal o candidiasis; los efectos músculo-esqueléticos incluyen miopatía proximal, osteoporosis, fracturas de las vértebras y huesos largos, osteonecrosis avascular, ruptura de tendón; los efectos endocrinos incluyen supresión adrenal, irregularidades menstruales y amenorrea, síndrome de Cushing's (con altas dosis, usualmente reversible o retiro del mismo), hirsutismo, ganancia de peso, balance negativo de nitrógeno y calcio, aumento del apetito, aumento de susceptibilidad y severidad a infecciones; los efectos neuropsiquiátricos incluyen euforia, dependencia psicológica, depresión, insomnio, aumento de la presión intracraneal con papiledema en niños (usualmente después del retiro de la medicación), psicosis y agravación de la esquizofrenia, agravación de epilepsia.; los efectos oftálmicos incluyen glaucoma, papiledema, cataratas subcapsulares posteriores, disminución escleral o corneal y exacerbación oftálmica de enfermedad viral o fúngica; entre otros efectos adversos se incluyen daño en la curación, atrofia de la piel, moretones, estrías, telangiectasia, acné, ruptura miocardial después de un reciente infarto al miocardio, alteración electrolítica y de fluidos, leucocitosis, reacciones de hipersensibilidad (incluyendo anafilaxis), tromboembolismo, náuseas, malestar, hipo.

Precauciones

Supresión adrenal e infección; niños y adolescentes (posible retardo irreversible del crecimiento); ancianos (supervisión cercana requerida particularmente en tratamientos a largo plazo); monitoreo frecuente requerido en pacientes con antecedentes de tuberculosis (o cambios en rayos X); hipertensión o infarto reciente al miocardio (reporte de ruptura), falla cardiaca congestiva, falla hepática, daño renal, diabetes mellitus incluyendo antecedentes familiares; osteoporosis (especial riesgo en mujeres post-menopaúsicas); glaucoma (incluyendo antecedentes familiares); perforación corneal, desórdenes afectivos severos (particularmente en pacientes con antecedentes de psicosis esteroide-inducida); epilepsia; úlcera péptica; hipotiroidismo; antecedentes de miopatía esteroidea; embarazo y lactancia. El uso prolongado o sobredosis puede exagerar algunos de las acciones fisiológicas de los corticosteroides conduciendo a efectos adversos mineralocorticoides y glucocorticoides. Los efectos adversos mineralocorticoides incluyen hipertensión, retención de sodio y agua y pérdida de potasio. Estos efectos son más marcados con cortisona, hidrocortisona, corticotropina, y tetracosactide. Las acciones mineralocorticoides son negligibles con glucocorticoides de alta potencia, betametasona y dexametasona, y ocurren muy poco con metilprednisolona, prednisolona y triamcinolona. Los efectos glucocorticoides incluyen diabetes y osteoporosis, las cuales son peligrosas, particularmente en ancianos, ya que puede resultar en fracturas osteoporóticas por ejemplo de las caderas y vértebras; además en altas dosis se asocian con necrosis avascular de la cabeza femoral. Pueden ocurrir alteraciones mentales; un serio estado paranoide o depresión con riesgo de suicidio puede ser inducido, particularmente en pacientes con antecedentes de desórdenes mentales. Euforia es observada frecuentemente. Pérdida de la musculatura (miopatía proximal) puede ocurrir. La terapia con corticosteroides está débilmente ligada a la ulceración péptica (la ventaja potencial de preparaciones de cubierta entérica solubles para reducir el riesgo son solamente especulativas). Altas dosis de corticosteroides pueden causar síndrome de Cushing, con cara lunar, estrías, y acné; es usualmente reversible en el retiro del tratamiento, por ello el retiro debe ser en forma lenta y gradual para evitar síntomas de insuficiencia adrenal aguda. En niños la terapia con corticosteroides puede resultar en la supresión del crecimiento.
Publicidad

iVademecum © 2016 - 2019.

Políticas de Privacidad
Disponible en Google Play