LIBBERA

4499 | Laboratorio HERSIL

Descripción

Principio Activo: Levocetirizina,
Acción Terapéutica: Antialérgicos, antihist., corticoides asoc.

Composición

Cada tableta contiene: levocetirizina diclorhidrato 5mg, excipientes cs. Cada 5ml de jarabe contiene: levocetirizina diclorhidrato 2,5mg, excipientes cs. Cada ml de gotas contiene: levocetirizina diclorhidrato 5mg, excipientes cs.

Presentación

Tabletas: caja por 10 y 100 tabletas. Jarabe: frasco por 60ml. Gotas: frasco-gotero: 15ml.

Indicaciones

LIBBERA está indicado para el alivio sintomático de alergias tales como fiebre del heno y urticaria.

Dosificación

Dosis en niños entre 2 a 6 años:0,125mg por kilogramo de peso corporal, una o dos veces al día. Nota:1ml (5mg) equivalen a 20 gotas. Dosis en niños mayores de 6 años de edad:5ml (2,5mg) dos veces al día o, 10ml (5,0mg) una vez al día. Nota:5ml (2,5mg) equivalen a 1 cucharadita de medida. 1ml de LIBBERA Jarabe equivale a 0,5mg y corresponde a un niño de 4 kilogramos de peso corporal. Dosis para adultos: 5mg (1 tableta) una vez al día o ½ tableta (2,5mg) dos veces al día.

Contraindicaciones

LIBBERA está contraindicado en pacientes con hipersensibilidad conocida a cualquiera de sus componentes, también en pacientes con deterioro renal severo. Riesgo-beneficio debe ser considerado cuando los siguientes problemas médicos existen: obstrucción del cuello de la vejiga. Síntomas de hipertrofia prostática. Predisposición a la retención urinaria (el efecto colinérgico precipita o agrava la retención urinaria). Glaucoma de ángulo cerrado (el efecto anticolinérgico de midriasis generado por el aumento de la presión intraocular, precipitando un ataque de glaucoma a ángulo cerrado). Glaucoma de ángulo abierto (el efecto anticolinérgico de midriasis puede causar un aumento leve en la presión intraocular; la terapia de glaucoma puede necesitar ser ajustada).

Reacciones Adversas

Ocasionalmente, pueden presentarse en forma leve y transitoria las siguientes reacciones adversas: cefalea, mareos, somnolencia, agitación, sequedad bucal, malestar gástrico e hipersensibilidad. La somnolencia es un efecto adverso significativo, la mayor parte de los antihistamínicos de primera generación los poseen, aunque el estímulo paradójico pueda ocurrir raramente, especialmente con dosis altas o en niños y en personas de edad avanzada. La somnolencia puede disminuir después de unos pocos días de tratamiento y es considerablemente menos problema en los antihistamínicos de última generación. Dentro de los efectos adversos más comunes en los antihistamínicos de primera generación se incluyen el dolor de cabeza, deterioro psicomotriz, y los efectos antimuscarínicos como retención urinaria, boca seca, visión borrosa y trastornos gastrointestinales. Otros de los efectos adversos de los antihistamínicos incluyen palpitaciones y arritmias, hipotensión arterial, reacciones de hipersensibilidad (incluyendo broncoespasmo, angioedema, anafilaxia, rash cutáneo y fotosensibilidad), efectos extrapiramidales, mareo, visión borrosa, confusión, depresión, disturbios del sueño, tremor, convulsiones, parestesias, discrasia sanguínea, disturbios gastrointestinales y disfunción hepática (hepatitis colestásica, anormalidades de la función hepática).

Precauciones

Se debe evitar el consumo de alcohol. Vigilar a los pacientes que reciben medicación neuroléptica o sedante. Aunque la somnolencia sea rara, no obstante los pacientes deben ser aconsejados que puede ocurrir y posiblemente afecte el desempeño de tareas hábiles; por tal motivo, se debe alertar a los pacientes que manejan vehículos o que operan maquinaria que no deben sobrepasar la dosis recomendada. En pruebas objetivas de la función psicomotriz, la incidencia de sedación con levocetirizina fue similar a la del placebo. Los antihistamínicos se deben utilizar con cuidado en pacientes con patología hepática y reducir la dosis puede ser necesario en pacientes con deterioro renal (depuración de creatinina menor de 50ml/min). Pueden requerir cuidado con epilepsia. Los niños y las personas mayores son más susceptibles a los efectos adversos. Muchos antihistamínicos se deben evitar en pacientes con porfiria, aunque algunos (clorfeniramina y cetirizina) sean considerados seguros.

Indicado para el tratamiento de:

Publicidad

iVademecum © 2016 - 2019.

Políticas de Privacidad
Disponible en Google Play