CODILUSA

2662 | Laboratorio LUSA

Descripción

Principio Activo: Codeína,
Acción Terapéutica: Analgésicos

Composición

Cada ampolla de 2ml contiene: codeína fosfato hemihidrato 60mg, agua para inyección csp 2ml.

Presentación

Caja x 1 ampolla de 60mg/2ml inyectable. Caja x 25 ampollas de 60mg/2ml inyectables.

Indicaciones

Tratamiento de dolor:indicado para aliviar el dolor de ligero a moderado. Los analgésicos apiáceos administrados por vía parenteral (excepto la metadona) están indicadas para producir analgesia obstétrica. Las formas farmacéuticas parenterales de la mayoría de los analgésicos apiáceos están indicados como medicamentos prequirúrgicos para producir efectos analgésicos, ansiolíticos y sedantes. No obstante, si el paciente no tiene dolor se utilizan más comúnmente otros medicamentos, como las benzodiazepinas.

Dosificación

Codeína fosfato inyectable USP:dosis habitual para adultos: analgésicos:intramuscular, intravenosa o subcutánea de 15 a 60mg (generalmente 30mg) a intervalos de cuatro a seis horas según las necesidades. Dosis pediátrica habitual: analgésico: lactantes prematuros:no se recomienda el uso. Recién nacidos:no se ha establecido la dosificación. Lactantes y niños:intramuscular y subcutáneo 500mcg (0,5mg) por kg de peso corporal o 15mg por metro cuadrado de superficie corporal a intervalos de cuatro a seis horas según necesidades.

Contraindicaciones

Excepto en condiciones especiales, este medicamento no debe usarse cuando existan los siguientes problemas médicos:para todas las indicaciones de los analgésicos opiáceos: diarrea asociada a colitis pseudomembranosa causada por cefalosporinas, lincomicinas (posiblemente incluyendo la clindamicina tópica), penicilinas, o diarrea causada por intoxicación hasta que vaya eliminando el material tóxico del tracto gastrointestinal; depresión respiratoria aguda. Debe evaluarse la relación riesgo beneficio de las siguientes situaciones clínicas:para todos los analgésicos opiáceos: situaciones abdominales agudas (puede enmendarse el diagnostico o el curso clínico). Reacción alérgica al analgésico opiáceo prescrito, antecedente, asma, ataque agudo o inestabilidad emocional, ideas o intento de suicidio. Enfermedad o litiasis de la vesícula biliar. Intervención quirúrgica reciente del tracto gastrointestinal, lesión en la cabeza o aumento de la presión intracraneal, preexistentes o lesiones intracraneales. Disfunción hepática, hipotiroidismo. Enfermedad inflamatoria intestinal grave, hipertrofia u obstrucción prostática, estenosis uretral, intervención quirúrgica reciente del tracto urinario. Disfunción renal. También se aconseja preocupación al administrarlo a pacientes muy jóvenes, ancianos o muy enfermos o debilitados, que pueden ser más sensibles a los efectos de estos medicamentos, especialmente la depresión respiratoria monitorización del paciente.

Reacciones Adversas

Nota:la administración crónica de analgésicos opiáceos puede provocar dependencia física, con o sin dependencia psicológica; cuando se suspenden estos fármacos puede aparecer un síndrome de abstinencia, la codeína y el propoxifeno tienen menos posibilidades de crear dependencia y menor potencial de abuso que otros agonistas debido a que su potencia es comparativamente menor a la dosis usuales.Requieren atención médica:reacción alérgica (rash cutáneo, urticaria y/o picor) hinchazón de la cara (L). Atelectasia; reacción alérgica broncospástica; edema laríngeo alérgico; laringospasmo alérgico o depresión respiratoria (sensación de falta de aire, latidos cardíacos lentes o irregulares, dificultad para respirar) (L). Estimulación paradójica del SNC (excitación o inquietud no habituales) especialmente en niños (L), confusión, puede incluir delirio y sensaciones de despersonalización o irrealidad. Convulsiones (R), latidos cardíacos rápidos, lentos o palpacitaciones (L), alucinaciones (R), hepatotoxicidad (orina oscura, heces pálidas, ojos o piel amarillos (D), liberación de histamina (L), aumento de la presión arterial (D), depresión mental (R) rigidez muscular, especialmente en los músculos respiratorios; en grandes dosis (R) íleo paralítico o megacolon tóxico (R), tintineo o zumbido en los oídos (D) temblores o movimientos musculares incontrolados (R) Requieren de atención médica sólo si persisten o son molestas:efecto antidiurético (L) espasmo biliar (calambres o dolor de estomago (R), visión borrosa o doble u otros cambios en la visión (L), estreñimiento (M). Mareos, sensación de desmayo o aturdimiento; especialmente en pacientes ambulatorios (L), somnolencia (M), sequedad en la boca (L), falsa sensación de bienestar (L) irritación gastrointestinal, calambres o dolor de estómago (R) sensación general de malestar o de enfermedades (L), dolor de cabeza (L), hipotensión (L), pérdida de apetito (L) náuseas o vómitos (L), nerviosismo o inquietud (L), pesadillas o sueños no habituales (R) enrojecimiento, hinchazón, dolor o sensación de escozor en punto de inyección (L), cansancio o debilidad no habituales (L), espasmo uretral (L), problemas para dormir (R); frecuencia de aparición de efectos secundarios: M: más frecuente; L: menos frecuente; R: raro; D; desconocido.

Precauciones

Reproducción/embarazo:se debe evaluar la relación riesgo/beneficio ya que los analgésicos opiáceos atraviesan la placenta. El uso regular durante el embarazo puede reproducir dependencia física en el feto, lo que ocasiona síntomas de abstinencia (convulsiones, irritabilidad, llanto excesivo, temblores, reflejo hiperactivo, fiebre, vómitos, diarrea, estornudos y bostezos) en el neonato. Para codeína: aunque no se han descrito efectos teratogénicos en humanos, no se han realizado estudios controlados. Los estudios en animales han demostrado que la codeína (en dosis única de 100mg por kg) produce retraso de la osificación en ratones y aumento de las resorciones (en dosis de 120mg por kg) en ratas, parto y alumbramiento: cuando los analgésicos opiáceos, incluyendo los opiáceos administrados por vía epidural o intratecal, se utilizan durante el parto entran con facilidad en la circulación fetal y pueden producir depresión respiratoria en el neonato, especialmente en el neonato prematuro. Estos fármacos se deben utilizar con precaución, si no hay más remedio, durante el alumbramiento de un bebé prematuro; además pueden prolongar el parto. Lactancia: no se han descrito problemas en humanos con la mayoría de los analgésicos opiáceos. La codeína se excreta en la leche materna. A las dosis analgésicas habituales las concentraciones de los fármacos que se sabe que se excretan en la leche materna, generalmente son bajas. Pediatría:los niños menores de 2 años pueden ser más sensibles a los efectos de estos medicamentos, especialmente a los efectos depresores respiratorios. Geriatría:los pacientes geriátricos pueden ser más sensibles a los efectos de estos medicamentos especialmente a los efectos depresores respiratorios. Además los pacientes geriátricos son muy propensos a padecer hipertrofia u obstrucción prostática y disfunción renal relacionada con la edad y tienen más posibilidades de efectos adversos por la retención urinaria inducida por los opiáceos. Además los pacientes geriátricos pueden metabolizar o eliminar estas medicaciones más despacio que los adultos jóvenes. En estos pacientes pueden ser necesarias dosis menores o intervalos de dosificación más largos que los recomendados para los adultos y generalmente son terapéuticamente eficaces. Odontología:los analgésicos opiáceos pueden disminuir o inhibir el flujo salival, contribuyendo en el desarrollo de caries, enfermedad periodontal, candidiasis oral y malestar.

Indicado para el tratamiento de:

Publicidad

iVademecum © 2016 - 2019.

Políticas de Privacidad
Disponible en Google Play