DEXA BENALGIN

4349 | Laboratorio LUSA

Descripción

Principio Activo: Cianocobalamina,Dexametasona,Piridoxina,Tiamina,
Acción Terapéutica: Antineuríticos

Composición

Cada ampolla N° 1 contiene: clorhidrato de tiamina (vitamina B1) 100mg, clorhidrato de piridoxina (vitamina B6) 100mg, cianocobalamina (vitamina B12) 5.000mcg. Excipientes, csp 1ml. Cada ampolla N° 2 contiene: fosfato de dexametasona 4mg, clorhidrato de lidocaína 30mg. Excipientes, csp 2ml.

Presentación

DEXA-BENALGIN 5000 se presentan en envases que contienen 1 ampolla N° 1 de 1ml y una ampolla N° 2 de 2ml.

Indicaciones

DEXA-BENALGIN 5000 está indicado en el tratamiento de diversos estados dolorosos agudos de origen inflamatorio que pueden comprometer a las diversas estructuras del sistema musculoesquelético, como son los casos de cervicalgia, condritis costal, lumbago, lumbociatalgia, tendinitis, tenosinovitis, hombro doloroso. Asimismo, DEXA-BENALGIN 5000 resulta un medicamento útil para controlar el intenso dolor que suele acompañar a los episodios de exacerbación aguda que pueden presentarse durante el curso de diversas entidades reumáticas, como osteoartritis, espondiloartritis, poliartritis crónica, espondilitis anquilosante, artritis reumatoide, gota y reumatismo extraarticular. DEXA-BENALGIN 5000 también está considerado como un agente farmacológico eficaz para la reducción de la inflamación y el control del dolor secundarios a traumatismos, como es el caso de contusiones, distensiones musculares, luxaciones, torceduras y esguinces.

Dosificación

DEXA-BENALGIN 5000 deberá administrarse por vía intramuscular profunda. La dosis usual corresponde a una ampolla número 1 y una ampolla número 2, mezcladas en la misma jeringa de aplicación, una vez al día. La duración del tratamiento dependerá del criterio clínico, la etiología del trastorno subyacente y la respuesta terapéutica luego de la primera administración.

Contraindicaciones

Excepto en circunstancias especiales, este medicamento no debe usarse cuando existan los siguientes problemas médicos:para inyección intraarticular: artoplastía articular, trastornos de la coagulación sanguínea, fractura intraarticular, antecedentes o presencia de infección periarticular, osteoporosis yuxtaarticular, no artrítica, articulación inestable. Para profilaxis del síndrome de distrés respiratorio (neonatal): amnionitis, hemorragia uterina, enfermedad o infección febril, especialmente tuberculosis maternal o infección materna activa producida por herpes tipo II, o queratitis viral materna, insuficiencia placentaria. Ruptura prematura de la bolsa amniótica.La relación riesgo-beneficio debe evaluarse en las siguientes situaciones clínicas: síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) o predisposición; anastomosis intestinal reciente; cardiopatía o insuficiencia cardíaca congestiva. Hipertensión, disfunción o enfermedad renal severa, varicela; sarampión, esofigitis, gastritis, úlcera péptica activa latente, diabetes mellitus o predisposición a ella; infecciones fúngicas sistémicas; glaucoma; disfunción o enfermedad hepática; herpes simple ocular; lesiones herpéticas orales; hiperlipidemia; hipertiroidismo; hipoalbuminemia o enfermedades que predispongan de ella; hipotiroidismo; infecciones virales o bacterianas no controladas; intolerancia a los corticoides; miastenia grave; osteoporosis; disfunción renal ligera o moderada, o cálculos renales; lupus eritematoso sistémico; tuberculosis: activa, positiva a las pruebas cutáneas, latente o histórica.

Reacciones Adversas

Vitaminas:existen algunos reportes que revelan que la administración prolongada de piridoxina (vitamina B6) (2 a 6 gramos por día durante 2 a 40 meses) puede provocar ataxia sensitiva progresiva con alteraciones de la sensibilidad profunda posicional y vibratoria de las extremidades inferiores. Pueden afectarse, asimismo, aunque en menor grado, la sensibilidad táctil, térmica y dolorosa. Dexametasona:el riesgo de aparición de efectos adversos con dosis farmacológicas de dexametasona generalmente aumenta con la duración del tratamiento y la frecuencia de administración, y en menor grado, con la dosificación. La dosis farmacológica promedio reduce la resistencia hacia las infecciones. El aumento de la susceptibilidad a las infecciones puede ocurrir con regímenes cortos de dosis altas (tratamiento de pulso) así como también en el caso de administración prolongada. Las manifestaciones más comunes que podrían presentarse en el curso de tratamiento con dexametasona se describen a continuación. Esquemas de corta duración:incidencia menos frecuente: reacciones alérgicas locales: cataratas; diabetes mellitus. Incidencia rara:reacción alérgica generalizada o local; infección en el lugar de la aplicación: enrojecimiento; adormecimiento, dolor o picazón; perturbaciones psíquicas, delirio, desorientación, euforia, alucinaciones, episodios maniacodepresivos; depresión mental o paranoide. Esquemas de administración prolongada:acné u otros problemas cutáneos; necrosis avascular, síndrome de Cushing; edema; irritación gastrointestinal; hipocalcemia; osteoporosis o fracturas óseas; pancreatitis; ulceración péptica o perforación intestinal; miopatía inducida por esteroides; estrías, ruptura de tendón; atrofia cutánea o subcutánea; hematomas; heridas de difícil cicatrización. Son manifestaciones que requieren de atención médica si son persistentes o demasiados molestos para el paciente:aumento del apetito, trastornos de la digestión, nerviosismo o inquietud, dificultad para dormir. Menos frecuente, cambios en el color de la piel o hipopigmentación, sensación de mareo, sofocos en la cara o mejillas, dolor de cabeza, aumento del dolor auricular, apistaxis, crecimiento no habitual de pelo en el rostro y ciertas regiones del cuerpo.

Precauciones

Vitaminas:en casos aislados, se ha reportado que la administración continua de vitamina B6(500mg diarios o más) durante un período superior a 5 meses puede ocasionar cuadros de neuropatía periférica de tipo sensorial. Dexametasona:en relación con la fertilidad, se ha descrito que los corticosteroides aumentan o pueden reducir el número y la motilidad de los espermatozoides. Sin embargo en humanos no se puede afirmar si la capacidad reproductora esté afectada de una manera adversa. Con respecto al embarazo, los corticosteroides (categoría C según FDA) atraviesan la barrera placentaria. Aunque no se ha llevado a cabo estudios adecuados en humanos, existen algunos datos que indican que estos agentes, aún a dosis farmacológicas, pueden aumentar el riesgo de insuficiencia placentaria, disminución del peso del recién nacido u óbito fetal. Sin embargo, no se encuentran publicados efectos teratogénicos en seres humanos. Los niños nacidos de madres que han recibido dosis importantes de corticosteroides durante el embarazo deben ser cuidadosamente observados con el objeto de detectar signos de hipoadrenalismo y sustituir la terapia administrada si es preciso. No se hallan descritos problemas en madres que dan de lactar a sus hijos. El uso crónico de dexametasona puede inhibir el crecimiento y desarrollo en niños y adolescentes, por lo que debe emplearse con mucha cautela. En personas de la tercera edad es probable que aumente el riesgo de presentar hipertensión durante el tratamiento con corticosteroides; además, los ancianos, sobre todo las mujeres posmenopáusicas, son también más propensas a padecer osteoporosis inducida por glucocorticoides.

Indicado para el tratamiento de:

Publicidad

iVademecum © 2016 - 2019.

Políticas de Privacidad
Disponible en Google Play