ORAPRED

3288 | Laboratorio HERSIL

Descripción

Principio Activo: Prednisona,
Acción Terapéutica: Antialérgicos, antihist., corticoides asoc.

Composición

Prednisona 20mg.

Presentación

Caja x 100 tabletas. ORAPREDHERSIL50mgCorticosteroide sistémico.

Indicaciones

Tratamiento de sustitución en la insuficiencia adrenal, para reponer la falta de hormonas endógenas. A dosis farmacológicas, por su acción antiinflamatoria e inmunosupresora, la prednisona está indicada en las siguientes enfermedades: Enfermedades pulmonares, como asma persistente severa, Hipersensibilidad a los medicamentos y otras reacciones alérgicas graves, Enfermedades reumáticas, como artritis reumatoide, espondilitis anquilosante, artritis gotosa aguda, Enfermedades autoinmunes, del colágeno y de los vasos como lupus eritematoso sistémico,polimiositis, dermatomiositis y vasculitis. Enfermedades gastrointestinales, como colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn, Enfermedades hepáticas, como la hepatitis crónica activa de origen autoinmune, Enfermedades renales, como el síndrome nefrótico, Enfermedades hematológicas, como anemia hemolítica adquirida, púrpura trombocitopénica idiopática y otras con implicación tumoral, como leucemia, Enfermedades inflamatorias oculares, como neuritis óptica, Enfermedades de la piel, como urticaria, eczema severo y pénfigo. Como coadyuvante en el tratamiento con agentes citostáticos o radioterapia.

Dosificación

En general, el tratamiento se inicia con dosis relativamente altas que se reducirán posteriormente. Tan pronto como se obtenga una respuesta satisfactoria al tratamiento inicial, la dosis diaria se debe disminuir gradualmente (en intervalos entre uno y varios días), hasta que se alcance la dosis mínima eficaz para una respuesta terapéutica adecuada (dosis de mantenimiento). Dosis inicial general: Adultos: de 20 a 90 mg diarios. Niños: de 0,5 a 2 mg/kg de peso corporal al día. Dosis general de mantenimiento: Adultos: de 5 a 10 mg diarios. Niños: de 0,25 a 0,5 mg/kg/día. En caso de uso como antiinflamatorio e inmunosupresor en niños, se recomienda de 0,05 a 2 mg/kg/día, en varias tomas. A continuación se especifican las dosis recomendadas según las distintas indicaciones: Procesos reumáticos articulares y musculares, agudos y crónicos: La dosis recomendada oscila entre 30 y 90 mg de prednisona al día. Inicialmente, se recomienda 1 mg/kg/día de prednisona, en dosis fraccionada, seguida de una dosis única diaria de consolidación y posteriormente se disminuye hasta la dosis mínima eficaz, de acuerdo con las variables clínicas. Evaluar dosis de 1mg/día de prednisona cada 3 semanas, para mantener menor dosis que controle los síntomas. Durante periodos agudos de exacerbación, se deben emplear dosis altas (20-40 mg/día). Asma bronquial: La dosis recomendada oscila entre 15 y 60 mg de prednisona al día, durante 5 días y si es necesario, una semana adicional con dosis más bajas. En un ataque agudo de asma, se recomienda para los niños entre 1 y 2 mg/kg/día, en una o varias tomas, durante 3-5 días. Procesos alérgicos e inflamatorios de la piel: La dosis de carga recomendada oscila entre 0,35 y 1,2 mg/kg/día. Cuando se trata de procesos inflamatorios graves, la posología varía entre 0,75 y 1,2 mg/kg/día. Otras reacciones alérgicas, shock anafiláctico y procesos reaccionales: La dosis inicial recomendada es de 5 a 60 mg/día. Tratamiento de sustitución en enfermedad de Addison y síndrome adrenogenital: La dosis de carga recomendada oscila entre 0,35 y 1,2 mg/kg/día. En niños se recomiendan entre 4 y 5 mg/m2/día. Enfermedades autoinmune con destrucción de hematíes: Se recomienda dosis de 1 mg/kg/día. Se recomienda dosis de mantenimiento. Anemias hemolíticas y agranulocitosis: La dosis recomendada oscila entre 30 y 90 mg de prednisona al día. Púrpura reumática: La dosis de carga recomendada oscila entre 0,35 y 1,2 mg/kg/día. Leucemia aguda: La dosis a administrar puede alcanzar hasta los 120 - 150 mg al día. Colitis ulcerosa: La dosis recomendada oscila entre 30 y 60 mg de prednisona al día, reduciéndose posteriormente a 15 mg al día. Hepatitis: Se recomiendan dosis de 40- 60 mg/día inicialmente y disminución de la dosis de mantenimiento de 7,5 a 10 mg/día, una vez que los niveles de transaminasas hayan disminuido. En hepatitis crónica agresiva, la dosis recomendada es de 60 mg de prednisona al día, reduciéndose progresivamente a 15 mg al día (en tratamiento combinado con azatioprina). Síndrome nefrótico: Se recomienda la administración de una dosis comprendida entre 60 y 90 mg de prednisona al día. Glomerulonefritis idiopática rápidamente progresiva: La dosis recomendada es de 90 mg de prednisona al día durante una semana y 60 mg de prednisona al día durante dos semanas. Posteriormente, se disminuirá la dosis progresivamente. Suspensión del tratamiento: El ritmo de retirada depende principalmente de la duración del tratamiento, de la dosis inicial y de la enfermedad. El tratamiento implica el reposo de secreciones de ACTH y de cortisol, provocando, en ocasiones, insuficiencia suprarrenal prolongada. Por ello, la retirada del tratamiento debe realizarse de forma progresiva, para evitar el riesgo de una recaída. Por término medio, la reducción debe ser del orden del 10% cada 8 a 15 días. En caso de tratamientos cortos inferiores a 10 días, la retirada no requiere la disminución progresiva de la dosis. Forma de administración: Los comprimidos se tomarán en una sola toma, preferentemente a primera hora de la mañana, cada día o en días alternos, durante las comidas y con un poco de agua. En caso de tratamientos prolongados y a dosis elevadas, las dosis iniciales pueden repartirse en dos tomas diarias. Las siguientes, pueden administrarse en una toma única diaria. En el tratamiento de enfermedades malignas (leucemia linfocítica aguda, linfomas), se administra en asociación con quimioterapia. Poblaciones especiales: Ancianos: La experiencia en estos pacientes es limitada y aunque no se han descrito problemas relacionados con la edad, la posología recomendada para adultos se aplica a los ancianos. No obstante, se deben tener en cuenta las precauciones citadas en la sección Precauciones.

Contraindicaciones

Hipersensibilidad a la prednisona, otros corticoides o a alguno de los excipientes. Osteomalacia y osteoporosis. Diabetes grave. Psicosis no controladas por un tratamiento. Úlcera péptica. Gastritis. Esofagitis. Tuberculosis activa (a menos que se utilicen simultáneamente drogas quimioterapéuticas). Estados infecciosos. Enfermedades víricas (herpes simple ocular, varicela), antes e inmediatamente después de una vacunación preventiva. Infecciones fúngicas. Linfomas secundarios de una vacunación con B.C.G. Amebiasis y micosis sistémicas. Alteraciones psiquiátricas. Hipertensión arterial grave. Asistolia con edema pulmonar y uremia. Miastenia grave. Insuficiencia renal. La duración global del tratamiento es un dato importante al elegir el tratamiento. No hay contraindicación, salvo quizás una úlcera gastroduodenal en evolución, para un tratamiento corto (24/48 hrs). Sin embargo, no existe ninguna contraindicación absoluta en caso de corticoterapia de indicación vital.

Reacciones Adversas

Las frecuencias se definen como: muy frecuente (? 1/10); frecuente (? 1/100, < 1/10); poco frecuente (? 1/1.000, < 1/100); raras (? 1/10.000, < 1/1.000); muy raras ( < 1/10.000). En la mayor parte de los casos, las reacciones adversas son una prolongación de la acción farmacológica y afectan principalmente al sistema endocrino y al equilibrio electrolítico. La administración de prednisona puede producir las siguientes reacciones adversas, especialmente cuando se utiliza a dosis altas y en tratamientos prolongados: Las reacciones adversas se enumeran en orden decreciente de gravedad dentro de cada intervalo de frecuencia. Trastornos endocrinos: Frecuentes: signos de hiperactividad adrenal (Síndrome de Cushing) a dosis altas; insuficiencia adrenocortical (con tratamientos prolongados). Trastornos del metabolismo y de la nutrición: Frecuentes: hiperglucemia, polifagia. Poco frecuente: hipopotasemia. Trastornos musculoesqueléticos y del tejido conjuntivo: Frecuentes: osteoporosis, fragilidad ósea. Poco frecuente: atrofia muscular. Trastornos gastrointestinales: Frecuente: úlcera gástrica. Poco frecuente: pancreatitis aguda. Trastornos de la sangre y del sistema linfático: Frecuentes: linfopenia, eosinopenia, retraso en la cicatrización de heridas. Poco frecuente: policitemia, tromboembolismo. Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo: Frecuentes: a dosis altas, erupciones acneiformes, hirsutismo, hiperpigmentación cutánea y esclerodermia. Trastornos del sistema nervioso: Poco frecuentes: alteraciones neurológicas, hipertensión intracreaneal y miastenia. Trastornos vasculares: Poco frecuentes: hipertensión. Trastornos cardiacos: Poco frecuentes: insuficiencia cardiaca. Trastornos generales y alteraciones en el lugar de administración: Frecuentes: sofocos, disminución de la resistencia a las infecciones (candidiasis orofaríngea), retraso del crecimiento en niños en tratamientos prolongados.Poco frecuentes: edema, sudoración. Trastornos del aparato reproductor y de la mama: Poco frecuente: amenorrea.

Precauciones

El tratamiento prolongado con dosis suprafisiológicas produce una supresión del eje hipotalámico- hipofisario-suprarrenal. Como consecuencia aparecen alteraciones de líquidos y electrolitos, hipertensión (por retención hidrosalina), hiperglucemia, mayor propensión frente a las infecciones, osteoporosis, miopatía, alteraciones conductuales, cataratas, interrupción del crecimiento, así como redistribución de grasa, estrías, equimosis, acné e hirsutismo. Es aconsejable realizar exámenes oftalmológicos periódicos, determinación de electrolitos en sangre, determinación del crecimiento (en niños y adolescentes) y determinación de la función del eje hipotálamo-hipofisario-suprarrenal.Se deberá seguir un régimen hiperproteico y pobre en azúcar de absorción rápida. Para posologías superiores a 15 a 20 mg diarios, se reducirá el aporte sódico. En tratamientos prolongados se recomienda un aporte de calcio y vitamina D. En caso de tratamiento a largo plazo con dosis elevadas, se justifica un suplemento de potasio por el riesgo de trastorno del ritmo cardiaco o asociación a un tratamiento hipokalemiante. Debido a los efectos sobre el sistema cardiovascular, se recomienda precaución cuando se utilizan dosis elevadas en pacientes con alteración de la función cardiaca. La suspensión del tratamiento prolongado deberá realizarse siempre de forma progresiva. Se recomienda evitar la suspensión brusca, ya que existe un riesgo de aparición de síndrome de retirada de corticoides, con agravamiento de la enfermedad. La complicación más grave es la insuficiencia suprarrenal aguda, debido a que el eje hipotalámico-hipofisario-suprarrenal ha quedado alterado o suprimido. El grado de insuficiencia suprarrenal y la duración de la misma depende principalmente de la rapidez con que se retire el tratamiento y los síntomas pueden variar en cada paciente: malestar general, miastenia, mialgia, disnea, anorexia, náuseas y vómitos, fiebre, hipotensión, hipoglucemia y, en algunos casos, puede existir riesgo vital. Los pacientes deben evitar cualquier contacto con personas que sufren varicela o sarampión.Se deberá tener precaución al administrar corticoides y antibióticos de forma conjunta, ya que se puede favorecer la diseminación de la infección si el microorganismo no es sensible al antibiótico. Deberá administrarse con precaución con salicilatos, ya que existe un aumento del riesgo de hemorragia gastrointestinal. En diabéticos se aconsejan determinaciones periódicas de glucosa en sangre (riesgo de hiperglucemia). Las situaciones estresantes (infecciones, traumatismos, cirugía, etc.) pueden requerir un aumento de la dosis. Se recomienda precaución en mujeres embarazadas y en periodo de lactancia (ver sección Advertencias). Uso en niños: Se recomienda utilizar con precaución, especialmente cuando se administre durante un periodo prolongado, ya que existe un riesgo de supresión adrenal y retraso del crecimiento. Además, dosis altas de corticoides pueden producir pancreatitis aguda, que puede llegar a ser grave. Se ha observado también en niños incremento en la presión intracraneal (más frecuentemente tras reducción de la dosis o cambios del corticoide) que pueden causar papiledema, parálisis nerviosa oculomotor o abducens, pérdida visual y dolor de cabeza. Uso en ancianos: Se recomienda utilizar con precaución, especialmente cuando se administre este medicamento en ancianos durante un periodo prolongado, ya que existe riesgo de inhibición de la absorción digestiva de calcio y de la actividad osteoblástica, lo que podría exacerbar una osteoporosis incipiente o declarada. Además, puede incrementar la retención hidrosalina y la tensión arterial. Poblaciones especiales: Este medicamento se administrará con precaución en caso de insuficiencia hepática, hipertensión, síndrome de Cushing, hiperlipemia, hipotiroidismo, colitis ulcerosa, diverticulosis, glaucoma o alteraciones psíquicas. Uso en deportistas: Se informa a los deportistas que este medicamento contiene un componente que puede establecer un resultado analítico de control del dopaje como positivo.
Publicidad

iVademecum © 2016 - 2019.

Políticas de Privacidad
Disponible en Google Play